1 comentario

Big Fish

Hace unas semanas vi por primera vez  “Big Fish“. Tenía conocimiento de las muy buenas críticas sobre esta película pero nunca se me había presentado la oportunidad de verla, además de ser Tim Burton un director que nunca me había entusiasmado. Generalmente todas las películas firmadas por este director me habían llamado la atención por lo imaginario de sus historias (Eduardo Manostijeras, Charlie y la fábrica de chocolate) pero su imagen habitualmente oscura nunca me ha gustado a pesar de ser una de las características esenciales de la obra de Burton. Sin embargo “Big Fish” me dejó prendada.

Hacía tiempo que no veía una película tan bonita y bien hilada a pesar de los continuos saltos temporales con los que cuenta. Su temática, la distante relación entre un padre y un hijo, nos aleja de las últimamente habituales historias románticas o de acción y nos hace identificarnos en algún momento con la esencia de la película (dejando de lado los elementos imaginarios). La hermosa historia de Edward Bloom, el protagonista, cautiva desde el primero hasta el último segundo, y todo en esta breve pero intensa historia es imprescindible para llegar a saber quién era realmente: un hombre que utilizaba su facilidad para inventar mitos extravagantes sobre su pasado con el objetivo de mantener la distancia con otras personas, incluso con su propia familia. Sin embargo habían sido esos mitos los que compusieron como piezas de puzzle lo que Edward representaba, su esencia, que perduró hasta el último momento de su vida.

“Un hombre cuenta sus historias tantas veces que al final él mismo se convierte en esas historias. Siguen viviendo cuando él ya no está, y de este modo el hombre se hace inmortal”.

La película se estrenó en Estados Unidos el 9 de enero de 2004 y logró una recaudación total de 122 millones de dólares. Recibió una nominación a los Globos de Oro en 2004 en la categoría de Mejor Película Cómica o Musical además de tres nominaciones a Albert Finney (Mejor Actor de Reparto), Danny Elfman (Mejor Banda Sonora) y Eddie Vedder (Mejor Canción Original). En los premios Oscar, Danny Elfman recibió una nominación por la Banda Sonora de la película.

Big Fish recibió asimismo muy buenos comentarios por parte de algunos críticos Estadounidenses como Adrian Hennigan de la BBC, quien destacó el trabajo de Burton y el guionista John August sintiendo que era “una celebración al arte de la narración, un profundo drama” y “optimista sin ser demasiado sentimental; romántica sin ser empalagosa; conmovedora sin ser zalamera”.

Curiosidades:

Tim Burton afectado por la muerte de su padres decidió dirigir la película al sentirse muy identificado con la historia.

Todas las escenas de Albert Finney como Edward Bloom fueron rodadas primero, debido a la dificultad emocional de éstas.

Gran parte de las escenas de McGregor fueron improvisadas, incluyendo la escena del nacimiento y la de Corea.

Es la primera vez que Burton recurre a una considerable edición de colores, la cual tenía como objetivo diferenciar las escenas reales de las narradas.

Burton prefirió utilizar efectos especiales prácticos en vez de animación por ordenador.

Anuncios

Un comentario el “Big Fish

  1. Vaya peliculón es Big Fish

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: